• Fuera de stock

Cabrito Schleich

4,12 €

La cabra y el cabritillo se distinguen entre sí por el sonido de sus balidos y no por su aspecto.

Los cabritillos son amamantados durante seis meses antes de empezar a comer hojas y hierba. Su edad puede constatarse por sus dientes. Por ejemplo, un cabritillo de un año tiene dos dientes, mientras que un cabritillo de dos años tiene cuatro dientes y entonces se le considera adulto.

Cantidad
Fuera de stock

13829
También podría interesarle
  • Cebra Hembra Schleich Cebra Hembra Schleich
    • Fuera de stock
    Vista rápida Vista Rápida

    Cebra Hembra Schleich

    7,43 € Precio

    Las cebras viven en la sabana africana y pertenecen a la familia de los caballos.

    Las cebras viven en la sabana africana y pertenecen a la familia de los caballos. Cada cebra tiene un estampado único en su pelaje que consiste en franjas negras y blancas. Incluso su nombre tiene franjas. El estampado les permite camuflarse, confunde a los depredadores, les protege de los mosquitos, hace que soporten mejor el calor y ayuda a los animales a diferenciarse los unos de los otros.

  • Hipopótamo Joven Schleich Hipopótamo Joven Schleich
    • Fuera de stock
    Vista rápida Vista Rápida

    Hipopótamo Joven Schleich

    4,95 € Precio

    La familia de hipopótamos aumenta con la cría de hipopótamo de Schleich® Wild Life.

    Los hipopótamos son herbívoros pesados y de gran tamaño que habitan en las inmediaciones de ríos y lagos africanos. A menudo, las crías nacen en el agua e incluso son amamantadas allí. Al igual que la cría de hipopótamo de Schleich® Wild Life, las crías de hipopótamo cuentan al nacer con fuertes patas que les permiten andar poco después; y tras algunas semanas, les comienzan a salir sus impresionantes colmillos.

  • Cría de guepardo Schleich Cría de guepardo Schleich
    • Fuera de stock
    Vista rápida Vista Rápida

    Cría de guepardo Schleich

    4,12 € Precio

    Los guepardos pesan 300 gramos al nacer. Su pelaje tiene ya las típicas manchas negras y su cara, las inconfundibles rayas en forma de lágrima.

    Las crías de guepardo son muy indefensas y sólo abren los ojos pasadas dos semanas. Cuando su madre sale a cazar, quedan completamente desprotegidos ante los hambrientos leones e hienas. La única posibilidad es tener un buen camuflaje. Para ello tienen una crin larga y plateada. El pelo de la crin se endereza, como el corte de pelo ″mohicano″ y de lejos parece una hierba. Aproximadamente a los seis meses, las crías de guepardo aprenden a cazar por sí mismas. Tras uno o dos años, las crías ya han aprendido suficiente y pueden abastecerse por sí mismas.